Oleksandr Gvozdyk – Cory Cummings (24/1/2015)

1st Bank Center, Broomfield, Estados Unidos. Peso Semipesado.


El combate se inició con Cummings tratando de presionar con intensidad para intentar introducirse en la distancia corta, espacio en el que podría llegar a conectar sus manos pese su menor altura y envergadura. Pero el púgil ucraniano se hizo con el control de la situación dando un paso atrás y lanzando sus manos en hook o en directo, después de lo cual tomó la iniciativa y comenzó a castigar a su rival con rápidas manos en croché de izquierdas o 1-2-hook. 

Pronto el combate se resolvería, ya que en el segundo asalto, cuando Cummings trataba de entrar en la distancia corta, éste era alcanzado por dos potentes hooks al rostro seguidos por un nuevo hook de izquierda y un directo que derribaban por primera vez al norteamericano. Aunque no estaba en las mejores condiciones, el valiente Cummings se puso en pie antes de que el árbitro completase la cuenta, por lo que en la reanudación Gvozdyk, volcándose en el ataque, arrinconaba a su oponente en las cuerdas y le impactaba una serie de terribles hooks. El referee Stephen Blea actuó de forma totalmente errónea al no intervenir para detener el combate, ya que Cummings estaba siendo muy duramente castigado sin apenas respuesta. Con todo, el combate siguió y «Black Ice» era derribado por segunda vez, aunque esto tampoco bastó para que el árbitro detuviese la pelea, puesto que dio por buena la continuación del combate pese a estar Cummings con la mirada perdida y los brazos abajo. Tras completar esta segunda cuenta y reanudarse la pelea, Gvozdyk impactó un duro uppercut de derechas seguido por un directo que derribaban aparatosamente a Cummings, golpes que se deberían haber evitado y que por fin hicieron que el árbitro detuviese el combate.

Con esta victoria el bronce olímpico Oleksandr Gvodzyk 5(4KO)-0 suma un nuevo triunfo por KO Técnico en el segundo asalto, que demuestra su brillantez técnica en el ataque y en el contragolpe, así como su precisión y velocidad en las combinaciones. Sus buenas maneras hacen que deba incluírsele en la lista de brillantes prospectos ucranianos como Ievgen Khytrov, Vyacheslav Shabranskyy o Oleksandr Usyk, entre otros. 

En cualquier caso, dejando de lado la victoria de Gvodzyk, hay que subrayar la negligente conducta del árbitro de la pelea, que permitió que un Cummings voluntarioso pero totalmente sobrepasado recibiese un considerable castigo, netamente innecesario, ya que el final del combate estaba lejano y no estaban igualados ambos púgiles ni siquiera en las puntuaciones. Si nunca se deben permitir golpes de más (aunque tampoco de menos) se tendría que ir con especial cuidado en categorías de tanto peso como la semipesada, en la que el riesgo de los puños de más es muy elevado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *