Nonito Donaire – William Prado (28/3/2015)

Araneta Coliseum, Quezon City, Filipinas.

En juego el título vacante NABF del peso supergallo.
 

Ante un rival que apenas lanzó unos pocos jabs en lo que duró la pelea y que no conectó ninguno, Donaire no tuvo prácticamente que esforzarse para vencer por KO Técnico en el segundo asalto. El filipino caminaba a su alrededor impactando jabs, derechas rectas, hooks de mano adelantada arriba y abajo y uppercuts con ambas manos. Padeciendo este despliegue de golpes Prado se mantenía en el centro del ring casi totalmente estático, con los brazos pegados al cuerpo y sin hacer otra cosa que amagar eventualmente con un ataque. En el segundo asalto Donaire, que ni si quiera demostraba gran velocidad, impactó de forma repetida crochés de izquierda y uppercuts con esta misma mano, produciendo un corte en el párpado derecho de un Prado que estaba ya totalmente fuera del combate. El árbitro o la esquina del brasileño podrían haber detenido ese lamentable espectáculo, pero permitieron unos cuantos golpes más contra un Prado que nada iba a ofrecer. Finalmente el tercer hombre intervendría y detendría la pelea.

Terminado el combate Nonito Donaire 34(22KO)-3(1) se mostró alegre y satisfecho por su actuación, algo difícil de comprender. ¿Cómo un boxeador que ha sido parte del top libra por libra puede mostrarse tan complacido por una victoria ante un rival que no era adecuado ni tan siquiera como sparring? Es lógico que después de la dura derrota ante Nicholas Walters recupere la moral con una victoria no demasiado exigente y que se busque en su país natal una actuación espectacular. Pero la diferencia de nivel era exagerada y difícilmente justificable, menos todavía para un boxeador que aspira a ser campeón mundial y a disputar grandes combates.

En principio, teniendo en cuenta su categoría y su respaldo tanto promocional como por parte de los aficionados, no parece necesario que tenga que hacerse con el título NABF para ranquearse y en el plazo de unos meses deberíamos verlo enfrentado contra cualquier buen boxeador que acepte el potencial riesgo y beneficio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *