Los organismos del boxeo profesional se unen contra la AIBA

En los últimos días tanto la WBC como la WBA han hecho comunicados donde acusan a la organización que controla el boxeo amateur, la AIBA, de estar detrás de planes secretos e inmediatos para dar «un golpe de estado» y hacerse con el control del boxeo profesional de forma unilateral y absoluta. Estas acusaciones tan graves, concernientes a un tema tan determinante para el desarrollo del boxeo como es el control institucional sobre los combates, han planteado ciertos asuntos que merecen ser analizados brevemente.


En un principio la WBC, la WBA, la WBO y la IBF se han unido en lo que consideran una lucha común para revelar los planes de la AIBA para controlar el boxeo profesional además del amateur. En sus acusaciones hacen mención a que la AIBA (la Asociación Internacional de Boxeo) ha practicado notables y cada vez más frecuentes irregularidades, entre las que se encontraría la coacción a algunos boxeadores amateur para que firmen contratos que les liguen a la AIBA también en el boxeo profesional y ciertas presiones a las federaciones nacionales de distintos países para que tuviesen contacto exclusivamente con este organismo. En estas acusaciones se dice que hay muchas pruebas documentales, aunque ninguna de ellas ha sido presentada, mientras que por su parte la AIBA no se ha pronunciado como institución al respecto de este asunto. 

En cualquier caso más allá de que las prácticas monopolísticas de la AIBA sean ciertas o no (que de serlo serían sumamente reprobables), los organismos de boxeo profesional se han unido porque temen que se les escape el control que ahora mismo ostentan, que tanto dinero les da y que tantas veces ejercen con arbitrariedad. Es por este motivo junto a otros, como la proliferación de numerosos campeones por división y de cinturones menores a decenas, la disputa de combates por el título con boxeadores ni siquiera ranqueados o ciertos privilegios que sólo se permiten a destacados campeones, que la posibilidad de que la AIBA ponga fin a esta deplorable situación ha atraído a algunos federativos, entrenadores y boxeadores de diversas partes del mundo. Aunque las perspectivas de que la AIBA una vez con el control del boxeo profesional ejerza su control de forma totalmente limpia no son tan probables como los partidarios de esta creen, la esperanza de limitar el desvergonzado uso de la situación de poder que hacen los organismos actualmente ha encontrado cierta aceptación.

Un elemento fundamental en toda esta pugna es que se especula que la AIBA establecería tan sólo un campeón por división, algo tantas veces deseado por los aficionados, y disminuiría drásticamente los título menores intermedios, por lo que los titulares de los cinturones y sus aspirantes podrían ser mucho menos manipulados de lo que lo son ahora. Por ello viendo la WBC, WBA, IBF y WBO que podrían perder el apoyo de los aficionados y de ciertos boxeadores  que estarían alineándose con este organismo, han puesto sobre la mesa nuevamente la opción de los torneos de unificación entre los campeones de división de cada organismo, opción que estarían acelerando para no perder el prestigio que todavía tienen.

Que la AIBA este apoyándose (en el caso de que esto sea cierto) en su amplísima capacidad de maniobra para junto al COI (el Comité Olímpico Internacional) quedarse con el control de los boxeadores, llegando a perjudicarles en su etapa amateur para garantizar el éxito de sus planes en el boxeo profesional, sería, de ser demostrado, algo verdaderamente lamentable y perjudicial para la imagen de un deporte tan magnífico pero tan denostado por parte de la opinión pública como es el boxeo. Pero en cualquier caso no basta con señalar y acusar a la AIBA, porque los organismos profesionales han cometido numerosos errores que no están dispuestos a reconocer y que han conllevado la oposición de un sector de este deporte cansado de tantas irregularidades.

Dejando de lado las riñas en los despachos, lo único que esperamos es que esta situación de conflicto se resuelva de la forma que más beneficie a este deporte sin importar siglas ni intereses particulares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *