Floyd Mayweather Jr. – Manny Pacquiao (2/5/2015)

MGM Grand, Las Vegas, Estados Unidos.

En juego los títulos WBA, WBC y WBO del peso welter.

El combate arrancaría con ambos situados en el centro del ring, con Mayweather utilizando su jab al ataque y su derecha directa a la contra, mientras que Pacquiao probaba sus primeros rápidos ataques en combinación. Pronto Mayweather, efectuando pasos atrás para evitar los rectos de su oponente, pelearía más cercano a las cuerdas, pero un Pacquiao falto de frecuencia de golpeo no conseguiría arrinconarlo ni llegarle de forma muy clara ni repetida, salvo con algún directo de mano adelantada. Por su parte «Money» eludiendo la presión caminando hacia la derecha de su oponente y esquivando golpes agachándose (muchas veces de forma excesiva) podía contragolpear con claridad e irse anotando estos primeros asaltos iniciales.

De todas formas la velocidad y explosividad de ataque de Pacquiao no tardaría en aparecer sorprendentemente, y es que en el cuarto episodio un jab de Mayweather era respondido por un directo de izquierda de «Pac Man», golpe que desestabilizaba al púgil estadounidense y le obligaba a refugiarse en las cuerdas. Con la guardia cerrada tuvo que soportar un rápida descarga de rectos y hooks en combinación por parte de Pacquiao, pero, de manera inesperada y a diferencia de lo que ha hecho durante su carrera, el filipino cesaba en su ofensiva y retrocedía hasta el centro del ring permitiendo que su oponente se recuperase. No volvería a estar tan cerca de la victoria.
 

En cualquier caso, aunque no se produjeron apuros tan notables para Mayweather en el resto de la pelea, a partir de este cuarto asalto las acciones se emparejaron, volviéndose el combate más igualado. Pese a ello la línea general del duelo se mantuvo, con Mayweather caminando el ring y contragolpeando de forma clara con su directo diestro las entradas de su rival o realizando agarres para evitar el intercambio de golpes y con Pacquiao presionando y efectuando esporádicos ataques en combinación, principalmente de golpes rectos. De este modo, salvo una nueva arremetida de Pacquiao en el sexto asalto contra un Mayweather de espalda a las cuerdas, la pelea se disputaría sin excesiva intensidad, con el local escogiendo los golpes y con el visitante poco más activo, pero tratando de desbordar eventualmente por volumen de puños.

Así, en la parte final de la pelea ambos se sucederían en el dominio de los asaltos llegando incluso a dividirse el control en cada round. Finalmente los doce episodios se consumieron y, pese a que eran de esperar algunas dudas más por parte de los jueces, los tres se decantaron de forma clara por la victoria de Floyd «Money» Mayweather 48(26KO)-0, dando cartulinas de 118-110 y doble 116-112, de las cuales la primera tarjeta (con tan solo dos asaltos para el boxeador filipino) resulta casi ofensiva por su excesiva amplitud. Este resultado de derrota no satisfizo a Pacquiao 57(38KO)-6(3)-2, que consideró que había ofrecido una mayor voluntad de pelea y un mayor número de golpes, por lo que merecía ganar. Como era de esperar en un combate de tanta trascendencia y atención mediática que llega a los puntos, las opiniones de críticos y aficionados se suceden dispares, dividiéndose casi del mismo modo que lo habían hecho de forma previa a la pelea: desde los que ven un abrumador dominio de Mayweather a los que opinan que Pacquiao ganó claro, mientras que otros simplemente consideran que la pelea no tuvo la calidad esperada.

Lo justo es mencionar que Mayweather llegó con claridad gracias a su gran precisión y control de la distancia, pero tuvo poca frecuencia de golpeo, ofreció poco espectáculo y tomó muy pocos riegos, recurriendo como es habitual a irregularidades, como por ejemplo agacharse hasta casi las rodillas de su oponente. Por su parte Pacquiao se mostró más combativo, lanzando un volumen mucho mayor de golpes, aunque bastante imprecisos, pero no realizó una presión efectiva y estuvo lejos de ofrecer una buena intensidad en el ataque, dejando escapar varios asaltos por su poca iniciativa para emprender acciones ofensivas.

En cualquier caso el futuro de ambos parece ser de corto recorrido en el boxeo, viendo muchos en esta pelea el final de una era. Mayweather, que ostenta ahora tres de los cuatro cinturones welter (exceptuando el IBF en poder de Kell Brook), anunció que realizaría en septiembre un último combate buscando llevar su record invicto hasta el 49-0 e igualar de este modo el de Rocky Marciano. Para Pacquiao, que alegó que una lesión en su hombro derecho le impidió ser más contundente y efectivo, algunos señalan incluso que esta será su última pelea antes de centrarse en su carrera política.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios