Érica Anabella Farías – Klara Svensson (2/5/2015)

Frederiksberg-Hallerne, Frederiksberg, Dinamarca.

En juego el título mundial femenino WBC del peso superligero.

El combate entre la campeona Farías y la aspirante Svensson fue una buena pelea de boxeo femenino, disputada y con alternativas, que sólo se resolvería por estrecho margen.

Durante los primeros asaltos Svensson (que actuaba prácticamente como local por la gran cantidad de suecos desplazados a la cercana Dinamarca) efectuaría un boxeo bastante activo, manteniéndose casi de forma constante en movimiento tratando de no dar planos sencillos a la peligrosa campeona, ante la que utilizaba con notable frecuencia golpes rectos que pese a no llegar con claridad al menos evitaban las entradas de su rival. El ritmo de combate de «The Swedish Princess» era elevado y aunque sus manos en pocas ocasiones tocaban claramente a su oponente dificultaban su presión por la larga envergadura y altura de la aspirante. Ante este planteamiento de su adversaria, Farías recurrió a golpes aislados en directo diestro y cruzado de mano adelantada, pero los rectos de Svensson, que en el tercer asalto sí llegaron con más dureza, cumplían con su cometido y le hacían llevarse estos asaltos.

De todas formas Farías, aunque en ocasiones se precipitaría un tanto en sus ofensivas, a partir del cuarto asalto entraría en la pelea e impactaría con dureza la derecha directa y podría descargar algunas combinaciones de ganchos con su rival de espalda a las cuerdas. La confirmación definitiva de la reacción de la boxeadora argentina se produjo en el quinto episodio, cuando llegó con contundencia con el croché de izquierda y con explosivas combinaciones de ganchos que culminarían con un knockdown a pocos segundos del final del asalto: un croché de mano diestra de trayectoria ligeramente descendente conectaba el mentón de la espigada púgil sueca que caía a la lona. Svensson pudo alzarse pero con muchas dificultades.
 

A partir de este momento Svensson, que se había mostrado durante parte de los asaltos iniciales sobre confíada e incluso un tanto altiva, disminuiría notablemente su elevado dinamismo, por lo que en los asaltos sexto y séptimo Farías encontraría facilitados sus terribles ataques. Con cruzados desde la distancia media y series de hooks en la corta, la campeona conectaba golpes con dureza y empujaba a su oponente contra las cuerdas, teniendo Svensson que recurrir al clinch para no verse desbordada. De esta forma Farías dio la vuelta totalmente a las cartulinas y sólo una cierta reactivación de Svensson en los últimos asaltos, en los cuales ambas se alcanzaron con claridad, igualó las acciones y con ello las puntuaciones.

Finalizado este emocionante combate se tuvo que recurrir a las cartulinas de los jueces, que por decisión unánime y puntuaciones de 96-94, 96-93 y 98-92 dieron la victoria a Érica Anabella «La Pantera» Farias 22(10KO)-1, que retenía su título WBC del peso superligero por primera vez y se afianzaba con ello como campeona. Las puntuaciones que dieron cuatro asaltos a Svensson fueron acertadas a diferencia de la que le dio tan solo dos asaltos, puesto que la púgil sueca hizo bastante más de lo que refleja esta tarjeta.

Su plan estratégico se mostró durante varios asaltos acertado, por que sólo con una gran actividad de piernas y manos y aprovechando su gran envergadura podía evitar ser arrollada por los ataques de Farías. Su táctica dio resultados y dificultó incluso más de lo esperado el combate a la campeona, pero su tan elevado ritmo difícilmente podía ser aguantable, por lo que finalmente la experimentada Farías sólo tuvo que esperar su momento: con su gran capacidad ofensiva terminó por conectar sus manos y con un contundente knockdown decidió el resultado del combate. En ello quizás influyó un exceso de confianza de Svensson, que incluso se permitió algunos gestos fanfarrones, que de todas formas no llegan a empañar su meritorio combate, en el que demostró que puede llegar a ser campeona mundial.

Habiendo vencido a una de las más difíciles aspirante del peso superligero, la pregunta es cuál será el siguiente paso de Farías o qué rival puede suponerle un reto. Si miramos el último ranking publicado por la WBC la número 1 es Alejandra Oliveras, ante la que podía efectuar un muy interesante combate de revancha. De las demás aspirantes las que pueden suponerle mayores dificultades son la prospecta rusa Svetlana Kulakova y las polacas, también invictas, Ewa Piatkowska y Ewa Brodnicka. Aunque las tres son buenas boxeadoras y con proyección, cuentan todavía con una insuficiente experiencia de ring, por lo que de momento los verdaderos retos para «La Pantera» estarían en los combates de unificación con las campeonas argentinas Ana Esteche y Fernanda Alegre.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios