Derry Mathews – Tony Luis (18/4/2015)

Echo Arena, Liverpool, Reino Unido.

En juego el título interino WBA del peso ligero.

Pese a haber conocido su rival con tan sólo uno días de antelación, Mathews y su equipo elaboraron la correcta estrategia para neutralizar durante la primera parte de la pelea el agresivo boxeo de Luis. Sin prácticamente detenerse en ningún momento, el espigado Mathews aprovechaba su longitud de brazos y su habilidad con los golpes rectos para mantener a distancia a su contrincante, contra el cual descargaba su jab y combinaciones de directos, principalmente en 1-2 y 1-2-uppercut. Ante este dinámico planteamiento del británico, Luis tuvo muchos problemas en estos asaltos iniciales para alcanzar la distancia corta, en la cual despliega su mejor boxeo, por lo cual Mathews fue anotándose los asaltos sin un gran volumen de puños pero en virtud a una buena elección del momento de atacar.

Así, hasta casi la mitad de la pelea los hooks de Luis, quien buscaba con frecuencia los golpes al cuerpo para detener el desplazamiento de su oponente, no fueron lo suficientemente claros ni numerosos como para controlar a un Mathews que conseguía contragolpear sus entradas con el croché de derecha, el uppercut y con la derecha recta, golpe este último que conectó hasta cinco veces en un asalto. Pese a haberse anotado muy pocos rounds hasta la mitad de la pelea, Luis empezaría a igualar las acciones y a amenazar el dominio del púgil local. A partir del sexto asalto la presión del boxeador canadiense comenzaría a dar resultado, algo que se materializó en este round con una arrolladora ofensiva en la que un Mathews contra las cuerdas y sin a penas respuesta fue golpeado por potentes hooks de ambas manos buscando el cuerpo y el rostro.
 

De todas formas el veterano Mathews, que doblaba en número de combates a su contrincante, sabe como romper el ritmo de su rival cuando está siendo sobrepasado, recurriendo para ello muchas veces a irregularidades. Dado que cada vez era presionado con más intensidad, el británico optaría por entrar en clinch de forma constante para evitar los ataques en corta del contundente Luis, agarres que había hecho desde el inicio de la pelea pero que ahora por el desgaste repitió de forma mucho mas habitual. Esto finalmente llevó al árbitro a restarle un punto en el octavo episodio, ya que sus agarres no eran una acción puntual sino una artimaña para revertir el curso de la pelea. Aunque el tercer hombre acertó en esta decisión pareció excederse cuando en el mismo episodio, y con cierto afán compensatorio, restó también un punto a Luis por uso de la cabeza.

Entre medio de estas acciones Mathews seguía escogiendo bien los golpes y dosificando su cansancio, de tal forma que pudo atrapar unos asaltos que pudieron ser decisivos. En cualquier caso parecía que Luis se había estado guardando sus energías ,puesto que desde el noveno asalto y hasta el final se haría dueño del enfrentamiento lanzando con gran frecuencia combinaciones de ganchos que sorprendían por su velocidad y tensión de golpeo. Por ello aunque Mathews siguió agarrando y contragolpeando de forma certera, Luis llegó con mayor cantidad de puños y con mayor fuerza, sobre todo con el gancho de derecha al rostro, volviendo en varias ocasiones a arrinconar al boxeador local.

Con los doce asaltos terminados la última palabra fue de los jueces que dieron puntuaciones de doble 114-112 y 115-112 y con ellas la victoria a Derry «Dirty» Mathews 38(20KO)-9(7)-2, que se hacia con el título WBA interino del peso ligero. Aunque es aceptable la victoria de Mathews por un punto, el resultado más apropiado hubiese sido el empate 113-113, pese a lo cual hubo un par de asaltos muy igualados que podrían haberse otorgado a cualquiera de ambos y con ellos el triunfo. En cualquier caso el encuentro fue emocionante, disputado e igualado, dejándonos muestras de un Mathews asentado en su boxeo y con gran precisión y manejo de los directos, y de un Luis avisado con cuatro días de antelación que derrochó coraje y resistencia y una tremenda velocidad para encadenar ganchos en corta.

Aunque Mathews consigue con el cinturón interino situarse número 1 del ranking y muy cerca de una oportunidad mundialista, la posible defensa voluntaria de Pérez y su mandatorio enfrentamiento con el campeón en receso Abril deberían alejar al británico por varios meses de este asalto al título absoluto. Además hay que tener en cuenta que en las listas le siguen dos boxeadores de gran calidad técnica como Petr Petrov y Félix Verdejo, 2º y 3º respectivamente, que de enfrentarse a Mathews por la corona interina podrían acortar bruscamente su reinado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *