Danny García – Lamont Peterson (11/4/2015)

Barclays Center, Nueva York, Estados Unidos.

Peso Welter (pactado al límite de 143 libras o 64,8 Kg.)
 

Durante la primera parte de la pelea García tomaría el centro del ring mientras que Peterson cedía la iniciativa y caminaba buscando los ángulos, desarrollándose la pelea sin un número demasiado elevado de golpes claros por parte de ambos. Peterson jabeaba con acierto o lanzaba algunos crochés y directos, pero sus golpes eran poco decisivos, siendo más potentes las eventuales derechas directas o ganchos arriba y abajo que García conseguía conectar tras largas persecuciones. En cualquier caso el encuentro no contaba con un gran actividad, algo que llevó al público a protestar y a García a reclamar, en el cuarto asalto, a Peterson que dejara de rehuir la pelea. Si bien es cierto que Peterson basaba su combate en un boxeo muy dinámico pero poco efectivo por su escaso volumen de manos, también hay que señalar que «Swift» no tomaba excesivos riesgos ni presionaba con gran intensidad, aunque sabía elegir mejor las acciones ofensivas e irse anotando la mayoría de los rounds.

Pero a partir del sexto asalto, después de un quinto en el cual García llegó de forma clara con el directo y con combos de ganchos arriba y abajo, Peterson se detendría mucho más e incluso, llegado al séptimo asalto, aceptaría intercambios de golpes en los cuales los dos boxeadores conectaron fuertes ganchos. Aunque era de esperar que García, que había buscado durante todo el enfrentamiento este tipo de pelea, saliese beneficiado de este desarrollo del combate, algo que inicialmente pudo ser así, finalmente sería «Havoc » quien ofrecería sus mejores asaltos. Peterson tomaría la iniciativa llegando a empujar a las cuerdas a su oponente, al que conseguía alcanzar con potentes hooks al rostro sobre todo con su mano diestra, golpes que de todas formas solían ser respondidos por García con cruzados con ambas manos.

En los últimos asaltos Peterson aumentaría aún más su control entrando y saliendo desde la larga con directo y croché de izquierda o presionando con intensidad y conectando ganchos en corta, golpes que hicieron que el campeón unificado García tuviese una notable inflamación en su ojo derecho y que en los últimos instantes llegase a pasar muchos apuros, teniendo que caminar el ring para evitar males mayores.

Pese a esta última ofensiva el combate llegó a consumir los doce asaltos y las cartulinas de los jueces dieron unas controvertidas puntuaciones de 114-114 y doble 115-113, que por resultado de decisión mayoritaria otorgaban el triunfo a Danny «Swift» García 30(17KO)-0 que mantenía así su record invicto. La polémica de esta decisión viene dada por la igualdad de algunos asaltos de la primera parte de la pelea y por la clara superioridad con la que cerró el combate Peterson 33(17KO)-3(1)-1, aspectos que motivan que muchos opten por unas cartulinas favorables a este. Aún así hay que señalar que pese a la cierta igualdad de algunos de los primeros asaltos, son muy pocos los que se pueden otorgar a Peterson, que casi siempre tiró menos manos o menos potentes que García, mientras que en la segunda parte de la pelea si se pueden dar unos pocos rounds a García en los que contragolpeo con potentes cruzados y ganchos. 

En cualquier caso Peterson cometió un gran error estratégico encarando de esa forma tan poco intensa el inicio de la pelea, aunque García no puede reclamar una victoria amplia por una parte final del encuentro en la que paso notables apuros. De esta forma el resultado no satisfará a casi nadie, puesto que Peterson además de sumar una nueva derrota pierde su título mundial IBF, ya que pese a no estar en juego su cinto la Federación no quiere mantener a un campeón derrotado, mientras que García nuevamente recibirá fuertes críticas por el ajustado resultado, el mal final y se le recordarán pasados resultados controvertidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *