Carlos Cuadras – Luís Concepción (4/4/2015)

Unidad Deportiva Martín Alarcón, Metepec, México.

En juego el título mundial WBC del peso supermosca.

El mexicano Cuadras, con una amplia victoria a los puntos marcada por un gran desarrollo estratégico y técnico, además de defender por tercera vez su cinturón y afianzarse como campeón, reforzó sus posibilidades de acceder con éxito a posibles combates de unificación.

Durante los cuatro primeros asaltos el «Príncipe» dio una excelente muestra de boxeo dinámico, ya que caminando con mucha agilidad el ring mantenía a distancia a su oponente, sobre el cual descargaba de forma repetida el jab, el doble jab y el 1-2, deteniendo sólo sus movimientos para impactar rápidas y potentes combinaciones de golpes curvos. De todas formas, pese al dominio del combate y a sus potentes golpes con la derecha y el hook de mano adelantada, «El Nica» le perseguía y alcanzaba con mucho peligro, conectando aunque de forma eventual, fortísimos directos diestros, ganchos al cuerpo y uppercuts, que si no menoscababan más la combatividad de su rival era en gran medida por las buenas esquivas y el buen juego de piernas de Cuadras.
 

Como era de esperar el mexicano no podía mantener durante todos los asaltos esa elevadísima velocidad de desplazamiento y continuar con tanta soltura boxeando hacia atrás, así que a partir del quinto asalto disminuiría periódicamente la rapidez y la continuidad de sus movimientos, aunque en ningún momento terminaría por dejar de efectuar un boxeo muy dinámico. De este modo, durante el periodo entre el quinto y el octavo asalto, se producirían fuertes cruces de golpes en la distancia media-corta, que pese a los terribles puños del púgil panameño en directo, uppercut y hook, terminarían por dar el control total del combate al campeón. Y esto fue así en gran medida por unas espectaculares series de golpes curvos en los que Cuadras explotaría todo su repertorio ofensivo, conectando en larguísimas combinaciones crochés, uppercuts, ganchos con ambas manos arriba y abajo y directos en corto que dejarían un tanto tocado a Concepción.

Por ello en la fase final del enfrentamiento el visitante se sustentó fundamentalmente en su gran valentía, resistencia y veteranía, puestos que el castigo era notable y no hubiese permitido a muchos boxeadores continuar. Así, con su oponente notablemente menoscabado y en ocasiones portando la guardia baja por el cansancio, Cuadras mantendría el control lanzando su ágil jab, conectando precisos golpes a la contra o directos y hooks al ataque, buscando incluso el final del combate, sin conseguirlo, con combinaciones de golpes rectos.

 Terminados los doce asaltos, con puntuaciones de 118-110 y doble 117-111 el invicto Carlos «El Príncipe» Cuadras 32(25KO)-0-1 se haría con un triunfo por decisión unánime que le valía retener su cinturón WBC. La habilidad táctica y velocidad de manos que fueron la base de esta gran victoria de Cuadras le han hecho, además, demostrar su solidez como campeón e incluso permitirle apuntar a objetivos todavía más altos. Hace tan sólo un día el mexicano señalaba que quería probar que es el mejor de la división y que para ello estaría dispuesto a batirse fuera de su país, probablemente peleando en Japón. Así parecen dibujarse en el horizonte grandes combates para la división supermosca, que podrían conducir a una unificación de coronas contra el experimentado campeón WBA Kohei Kono o contra el temible campeón WBC Naoya Inoue, posiblemente la mayor revelación del pasado año.
 

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios