Carl Frampton – Chris Ávalos (28/2/2015)

Odyssey Arena, Belfast, Reino Unido.

En juego el título mundial IBF del peso supergallo.

El combate entre Frampton y Ávalos nos dejo una pelea embarrada y un tanto antideportiva, sin fluidez en la acciones y en la que el oportunismo se impuso nuevamente en Belfast.


 El combate se inició en la distancia larga desde la que ambos se estudiaron con cautela, aunque Frampton conseguiría anotarse algunas manos en hook de izquierda y croché de derecha ante un Ávalos que empezó a presionar sin mucho acierto. Antes de que finalizase este asalto inicial el árbitro llamaría la atención al visitante por continuar golpeando cuando había ordenado que se separasen. 
 

En el siguiente episodio la presión de «The Hitman» aumentaría, aunque sus más intensos ataques buscando el hook arriba y abajo estarían marcados por la precipitación y por cierto desorden, permitiendo de este modo que «The Jackal» utilizase su mejor boxeo, el de contragolpe. Cerca del final del asalto, Frampton atraparía el brazo de su oponente evitando un ataque y giraría, provocando dolor en el brazo derecho de Ávalos. Cuando el árbitro separó a ambos y dio la orden de que continuasen Ávalos se tornaba sobre si mismo quejándose del dolor y daba la espalda a su oponente que aprovechaba para lanzarse sobre él e impactarle una muy fuerte izquierda en gancho seguida por derechas, acción que llevó a cabo de forma permitida por el reglamento pero muy antideportiva.

El tercer y cuarto episodio estuvieron marcados por su enredado desarrollo con constantes entradas en clinch acompañadas de golpes curvos, por los repetidos cabeceos de Frampton y por algunas llaves de brazo que le valieron una advertencia por parte del árbitro. En esta situación el habilidoso y oportunista norirlandés conseguiría conectar repetidamente su derecha recta, bien haciéndose espacio con un paso atrás o agarrando el brazo de su rival para hacerse hueco. El final a este poco espectacular y falto de buen boxeo combate llegaría en el quinto episodio, en el cual un 1-2 de Frampton dejaría tocado a Ávalos, quien sería perseguido por el campeón impactándole combos de directos y crochés. Ávalos trataría de agarrarse para evitar el castigo pero sería empujado hacía abajo por Frampton derribándolo. El árbitro no llamaría la atención por ello, ni apenas limpiaría los guantes del caído Ávalos. Éste trataría de atacar, pero sería alcanzado en el centro del ring por varios potentes crochés de mano derecha de Frampton, uno de los cuales desestabilizaría al aspirante y llevaría al tercer hombre a detener el encuentro.

Por ello un exultante de felicidad Carl «The Jackal» Frampton 20(14KO)-0 celebraba su primera defensa de su título IBF, victoria que le abría las puertas a una posible unificación en verano, probablemente contra Scott Quigg. Con todo, la imagen de Frampton no fue demasiado buena, porque pese a tener la suficiente habilidad para imponerse en un combate táctico decidió desarrollar un deslucido combate en corta sin demasiadas acciones claras. Quien pusiera el apodo de «El Chacal» a Frampton acertó plenamente porque puede pasar de cazador a carroñero en tan sólo unos instantes, recurriendo a un boxeo tramposo del que podría perfectamente prescindir y que le hace poco popular entre los aficionados no norirlandeses o a lo máximo británicos. Veremos, si al fin se confirmase una unificación contra Quigg, Santa Cruz o Rigondeaux como tantas veces se ha comentado, si este tipo de boxeo será suficiente para que siga aumentando su palmarés o se verá truncado.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios