Antonio Orozco – Emmanuel Taylor (15/5/2015)

US Airway Centre, Phoenix, Estados Unidos. Peso Welter.


Sin duda el combate entre el mexicano Orozco y el estadounidense Taylor pareció un acierto del matchmaker, puesto que el enfrentamiento se desarrolló igualado y con alternativas de ambos púgiles, que variaron su táctica en varias ocasiones para tratar de hacerse con la victoria.

El round inicial arrancaría esta pareja pelea con un Orozco bastante activo, que en posesión de la iniciativa buscaría acortar la distancia para conectar combinaciones de hooks arriba y abajo de notable dureza. Taylor contestaría con efectividad, usando su uppercut y el gancho de mano adelantada, pero, pareciendo que prefería pelear con algo más de espacio, trataría de establecer el jab para hacer hueco a su derecha. De todas formas durante los dos primeros asaltos de pelea el excelente posicionamiento de Orozco y su elevado volumen de manos hicieron que el boxeador local se viese un tanto desbordado, cediendo así los dos primeros rounds al púgil mexicano.


Después de un muy igualado tercer asalto, en el que ambos cruzarían golpes rectos y crochés (conectando con una ligera mayor claridad Taylor), el combate se desarrollaría progresivamente en la distancia media-larga, hasta que en el quinto asalto ambos basarían sus acciones en un boxeo con espacios, en el cual destacaba el buen e insistente trabajo con el jab por parte de Orozco y los hooks a la contra de Taylor. El encuentro entraría en el sexto asalto en su punto culminante, ya que en este episodio ambos se alcanzarían con la mayor dureza. Taylor, que empezaba a quedar bastante alejado en las cartulinas, presionaría con firmeza y en base a un buen 1-2 terminaría por llevar hacia las cuerdas a su rival, pero «Relentless» Orozco contestaría con golpes curvos de tanta potencia que empujarían a su oponente y le colocarían de espalda al ensogado. En esta situación el mexicano impactaría una dura combinación de ganchos que llegarían a poner en apuros a Taylor, que de todas formas terminaría el asalto ofreciendo notable respuesta.

Este quizás pudo ser un momento clave de la pelea, puesto que Orozco terminaría por salir reforzado en su ventaja, mientras que Taylor se vio obligado a tomar la iniciativa y a correr mayores riesgos. Así, «Tranzformer», apoyándose en ataques entrando y saliendo sobre todo en forma de golpes rectos junto a eventuales hooks de izquierda, podría hacerse con el séptimo y el noveno asalto, round éste último en el que llegaría a anotar sus puños con notable claridad. En cualquier caso un más dinámico Orozco pudo caminar el ring y gestionar el peligro y su ventaja en las cartulinas, no cesando de todas formas en sus ataques, igualando las acciones con su 1-2 y su buen uso del jab.


Finalmente el combate consumió los diez asaltos a los que estaba pactado, dejando las tarjetas de los jueces un resultado de decisión unánime favorable a Antonio «Relentless» Orozco 22(15KO)-0, siendo las cartulinas de 98-92 y doble 96-94. La puntuación de Bastión Boxeo igualmente da la victoria a Orozco por 97-93. Pese a las puntuaciones, merced a las cuales el boxeador mexicano consiguió una de sus mejores victorias como profesional, su triunfo fue en cualquier caso muy trabajado, ya que el joven Taylor 18(12KO)-4 ofreció una buena pelea contestando el arrojo en el ataque de Orozco con habilidad y un efectivo uso de los golpes rectos y los curvos de mano adelantada, que llevaron a que un gran número de los asaltos estuviesen muy igualados. Aún así Orozco, que pareció tener un control de los espacios excelente decidiendo en que distancia quería pelear en casi todo momento, decantaría a su favor las acciones con una mayor agresividad y con un apreciable volumen de golpes por asalto.


Contando que Orozco era 10º en el ranking IBF superligero antes de esta victoria y que el número 1 Cuenca y el número 2 Yang deberán medirse en unos meses por el título vacante (al igual que el 8º Zepeda lo hará por el WBO), en unos meses y tras próximas actualizaciones Orozco podría quedar situado muy cercano a una eliminatoria mundialista, que podría alcanzar definitivamente con un último y exigente combate. Una mención merece también Taylor, que pese a sumar tres derrotas en cuatro combates las ha cosechado contra rivales como Algieri, Broner y Orozco, por lo que está acumulando una experiencia de ring que podría llevar al púgil de 24 años a conseguir grandes logros cuando alcance la madurez de su boxeo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *