Anthony Dirrell – Badou Jack (24/4/2015)

UIC Pavilion, Chicago, Estados Unidos.

En juego el título mundial WBC del peso supermedio.

El combate entre Dirrell y Jack dejó dos partes diferenciadas en cuanto al desarrollo de la pelea. En la primera parte, hasta el sexto episodio, el boxeador estadounidense se anotó la gran mayoría de los asaltos, basando su boxeo en la elección de golpes de poder, principalmente en directo de mano diestra, manos aisladas con las cuales llegaba con notable claridad. Por su parte Jack, aunque respondería con algún recto diestro, se centraría demasiado en trabajar con su jab, que erraría en muchas ocasiones y con los cuales no podía compensar los poco habituales pero más potentes puños de su rival. Por ello, con ambos disputándose el centro del ring, los crochés de derecha, directos y hooks a la contra del campeón le harían ponerse muy por delante en las acciones, algo que de todas formas no verían así dos de los jueces.

En la segunda parte de la pelea, a partir del séptimo episodio, el púgil sueco reaccionaría, puesto que era obvia la poca efectividad que estaba teniendo. Así, buscaría un cambio en la táctica, presionando con mayor intensidad y consiguiendo llevar el combate a la distancia corta, en la que pudo impactar potentes combinaciones de hooks y uppercuts precedidas en no pocas ocasiones por algunas fuertes derechas directas. Un Dirrell un tanto desgastado, bien por los golpes de su rival o por el cansancio, no respondería con el mismo volumen de puños y con las espalda contra las cuerdas pasaría algunos apuros agarrándose. Con todo, pese a los potentes hooks de mano izquierda al rostro de Jack, Dirrell no se mantendría inactivo sino que contraatacaría e intercambiaría golpes con su rival, llegando también con algunos buenos ganchos.
 

De todas forma cuando Jack amenazaba con dar la vuelta totalmente a las cartulinas, en los asaltos finales Dirrell pudo mantener algo más la distancia caminando el ring y anotando algunas claras derecha rectas que igualaron las acciones. Hay que mencionar que la actuación del árbitro fue ineficiente, ya que tuvo que haber intervenido de forma más contundente para detener las numerosas irregularidades del combate, por las cuales Jack mereció el descuento de un punto por su reiterado uso de la cabeza, golpes a la nuca, y empujones, con los cuales derribó en varias ocasiones a su oponente.

Con los doces asaltos concluidos las cartulinas de los jueces dieron un resultado de decisión mayoritaria y puntuaciones de 114-114, 115-113 y 116-112 que servían a Badou «The Ripper» Jack 19(12KO)-1(1)-1 para hacerse con la victoria y proclamarse por primera vez en su carrera campeón mundial. De las tarjetas de los jueces la más acertada es la que reflejó el resultado de empate, aunque en cualquier caso debieron ser algo más favorables para Dirrell 27(22KO)-1-1, que pese a algunos malos asaltos y a basarlo todo en golpes aislados mereció por estrecho margen la victoria.

Dicho esto, Dirrell tuvo una menor frecuencia de golpeo de la necesaria y estuvo falto de combinaciones, mientras que Jack ofreció una peor actuación de la que muchos medios han señalado, dejando dudas sobre si podrá consolidarse como campeón o podrá ser vencido con comodidad por algún boxeador que maneje bien la distancia larga. En su próxima pelea el nuevo campeón deberá enfrentarse al veloz británico George Groves, quien es el rival mandatorio y el boxeador al que la WBC obligaba a enfrentar al ganador del Dirrell-Jack. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *