Andy Lee – Peter Quillin (11/4/2015)

Barclays Center, Nueva York, Estados Unidos. Peso Medio.


El combate se inició con mucha cautela en las acciones, con Quillin probando suerte con la derecha recta arriba y abajo, mientras Lee trataba de alcanzarlo a la contra con el hook de mano adelantada. Con poco más sucedido y todavía en el primer asalto, Quillin impactaba un duro swing de mano diestra que tumbaba al púgil irlandés, que en la reanudación casi volvería a ser derrumbado al ser golpeado por un fuerte croché de izquierda, aunque finalmente conseguiría terminar el round sin tocar la lona por segunda vez. Tras este mal inicio, el actual campeón del mundo WBO trataría en el segundo asalto de boxear en la larga con su directo de izquierda, aunque Quillin ofrecería un buen final de round conectando con dureza el gancho al rostro. Cuando la situación ya era suficientemente comprometida para «Irish», en el tercer asalto, pese a un buen inicio, volvía a ser conteado tras caer a la lona, aunque en esta ocasión el knockdown pareció más fruto de un pisotón que del croché de Quillin, que tan solo le rozó. 
 

Pero a partir de este momento, cuando todo indicaba que el invicto estadounidense iba a imponerse claramente al inesperado campeón, Quillin comenzaría a desdibujarse en el combate mientras que Lee tomaría las riendas de la pelea desde la distancia larga y se iría anotando la mayoría de los asaltos. Ante un Quillin que ofrecía un escasísimo número de golpes, Lee conectaría de forma muy clara el directo de mano izquierda y el croché de derecha de forma repetida y asalto tras asalto, mientras que su rival a penas ofrecería otra cosa que algunas peligrosas derechas rectas. De esta forma Quillin sumaría a su cuenta, después del tercer asalto, un par de rounds cediendo los restantes a un Lee que salía beneficiado de la escasa intensidad de las acciones y de la pasividad de su rival, algo que facilitaba que a través de su gran envergadura el campeón controlase la pelea en la larga.

El peor momento para Quillin llegaría en el séptimo asalto, cuando al tratar de entrar era alcanzado y tumbado por un potente croché de mano derecha. En la reanudación un Lee espoleado buscaría el KO con directos y ganchos, aunque finalmente la situación no iría a peor para el excampeón invicto. Así Lee igualó la pelea, comenzando a amenazar con dar totalmente la vuelta a las cartulinas, saliendo beneficiado del combate inactivo que se desarrolló hasta casi el final. Tras un igualado doceavo asalto que pudo ser decisivo, los jueces tuvieron la última palabra y de forma acertada dieron un resultado de empate con cartulinas de 113-112 a favor de Lee, 113-113 y 113-112 a favor de Quillin.

Por ello Andy «Irish» Lee 34(24KO)-2(2)-1 conseguía nuevamente un inesperado resultado, empezando a evidenciar que, el que había sido un boxeador un tanto mediocre al inicio de su carrera, con la suficiente experiencia se ha convertido en un rival peligroso capaz de conseguir ofrecer combates muy disputados a casi cualquier rival de la división. Aunque se esperaba que el invicto Quillin 31(22KO)-0-1, que se muestra casi siempre ampliamente dominador de los encuentros, venciese con facilidad, Lee acabó anulándolo en la segunda mitad de la pelea llegando, según muchos, a merecer en lugar del empate una victoria.

En cualquier caso, dado que el cinturón WBO no estaba en juego por la incapacidad de Quillin para dar el peso, Lee tenía asegurado que mantendría su título, cetro que deberá poner en los próximos meses en juego contra el rival mandatorio y número 1 en las listas Billy Joe Saunders, púgil que se había hecho a un lado para permitir esta defensa voluntaria de Lee.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios