Adonis Stevenson – Sakio Bika (4/4/2015)

Pepsi Coliseum, Quebec, Canadá.

En juego el título mundial WBC del peso semipesado.

Después de un asalto inicial con cierta igualdad en el que ambos llegarían levemente con el croché de mano adelantada y con algún directo, a partir del segundo asalto, y ya casi hasta el final del encuentro, Stevenson dominaría la pelea con comodidad y prácticamente sin oposición por parte de Bika. El campeón desde la distancia larga controlaría el combate, caminando el ring hacia la derecha de su rival y jabeando o conectando duros directos de mano zurda con cambios de altura entrando y saliendo. Sólo cuando el aspirante esporádicamente aceleraba sus pasos y entraba en la corta Stevenson le contragolpeaba con el gancho de mano zurda o con el uppercut. Con este tipo de boxeo y con eventuales ofensivas con combinaciones de directo-croché o directo-hook al hígado, fue desgastando al encajador Bika, que poco más que algún gancho conseguía anotar. 
 

Aunque Bika ya se había tambaleado por un directo de izquierda en el segundo asalto, no sería hasta el quinto round cuando caería por primera vez a la lona después de recibir un potente 1-2. Pero dado que Bika en su caída se agarró a la pierna de su rival haciéndole también caer, el árbitro equivocadamente no realizó cuenta, considerando que había sido fruto de un forcejeo. Con la continuación del combate «Superman» seguiría dominando de forma aún más clara con sus entradas y salidas apoyadas en golpes rectos. Un knockdown que si sería contabilizado llegaría tan solo un asalto después, cuando Stevenson alcanzaba de forma no muy clara con un directo a la contra a un Bika que se trastabilló con el pie de su adversario.

Pese a que el combate ya tenía de forma clara un vencedor, cosa que se apreciaba sobre las acciones del mismo modo que lo apoyaban las cartulinas, Stevenson desde el octavo asalto hasta el final disminuiría en ocasiones su intensidad, permitiendo por primera vez en la pelea que Bika llevase el encuentro a la distancia corta y al golpeo en clinch, circunstancias que el púgil australiano sabe aprovechar. Así «The Scorpion» conseguiría, aunque de forma poco determinante, empujar a las cuerdas al canadiense y llegarle de forma repetida con hooks, sobre todo con el gancho de mano diestra al rostro. Aunque la buena defensa de Stevenson y el cansancio de Bika hacían que estos golpes tuviesen poco peligro, parecieron permitidos innecesariamente por un Stevenson que incluso llegó a bajar los brazos y a recibir algún potente gancho aislado. De todas formas el combate estaba decidido y en el noveno asalto Stevenson se anotaría otra caída con un potentísimo directo zurdo, knockdown del cual Bika sólo pudo levantarse gracias a su tremendo encaje, puesto que muchos otros boxeadores no lo habrían conseguido. Finalmente con algunos gestos fanfarrones del campeón, que fueron repetidos en varios asaltos, se llegó al final del encuentro.

Como era de esperar los tres jueces vieron la victoria de Adonis «Superman» Stevenson 26(21KO)-1(1), aunque por la dejación en cuanto a su boxeo durante los últimos asaltos los jueces ajustaron las puntuaciones hasta los 115-111, 115-110 y 116-111, cartulinas de todas formas excesivas, puesto que difícilmente se le pueden dar más de tres asaltos al excampeón Bika. En cualquier caso el ascenso al peso semipesado por parte del que fuera campeón WBC supermedio no parece haber sido un acierto, mostrándose lento y sin capacidad para alcanzar la distancia corta y efectuar su habitual boxeo perseverante que desgasta a sus oponentes. Ante un rival muy poco dinámico, un hábil Stevenson no tuvo problemas para mantenerlo a distancia y desbordarlo con rápidas ofensivas iniciadas muchas veces desde la larga.

El futuro inmediato para Stevenson pasa por afrontar las negociaciones exigidas por la WBC para una unificación total de la división con el campeón WBA, WBO e IBF Sergey Kovalev, con el cual tiene unas cuantas semanas para llegar a un acuerdo si no quieren alcanzar una subasta. Pese a que el Consejo ha sido criticado por esta, considerada por algunos, excesiva presión, parece que al fin tras más de dos años de especulaciones se podría llegar al combate que dirima quien es el rey de la división semipesada, pelea que podría llegar en la última parte del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *