Yuriorkis Gamboa – Joel Montes de Oca (15/11/2014)

Plaza de Toros, Cancún, México. Peso Ligero.

Después de la inesperada derrota antes Terence Crawford Gamboa regresaba a los cuadriláteros, enfocando la atención en cuál sería su actual estado y si había progresado en sus deficiencias. Pronto resulto claro que su estado es óptimo, pero poco o nada iba a cambiar en cuanto a su estilo.

En un principio Gamboa mostró una sólida defensa con media guardia en posición defensiva y avanzando en ocasiones con la guardia alta. De este modo podía anotarse los rounds de forma segura atacando desde atrás con explosivos crochés de izquierda, 1-2, hooks abajo e incluso con eventuales combos de golpes curvos. Montes de Oca trataba de alcanzarlo con sus golpes rectos, pero fallaba la mayoría de ellos ante las esquivas estáticas y dinámicas de «El Ciclón de Guantánamo». Con todo, el ritmo de la pelea en ocasiones era un tanto lento por un habitual entrada en clinch, pero otras veces Gamboa evitaba el clinch con un paso atrás y contragolpeando con uppercut y croché.

Llegados al cuarto episodio Gamboa regresó a su descuidada defensa habitual, llevando los brazos bajos no sólo en la distancia larga, sinó también entrando al cruce de este modo. Aún así el púgil cubano podía imponerse cómodamente con sus ágiles desplazamientos y velocísimos ataques. Montes de Oca se comenzaba a ver ligeramente desbordado, lanzando pocas manos, puesto que casi cada vez que entraba en la distancia era contragolpeado. Pese a ello podía conectar algunos rectos y hooks de mano izquierda.

Pero en el quinto episodio, en una combinación directo-hook de mano izquierda abajo, Montes de Oca recibía un puño en el hígado que le ponía rodilla en tierra. En el sexto episodio Gamboa explotó todo su boxeo ofensivo, pareciendo que quería poner fin al combate por primera vez en la pelea. Acelerando el ritmo de las acciones llegaba con series de golpes rectos y curvos o con combinaciones de ambos, aunque descuidando su defensa desmedidamente. Montes de Oca, pese a realizar algún contragolpe, estaba tocado y cuando trataba de eludir la presión con unos paso laterales fue alcanzado y derribado por un hook de izquierda al rostro, que sería el causante del final del combate. El bravo mexicano tras caer por este golpe se ponía en pie, pero el árbitro muy acertadamente veía que no debía continuar.

Yuriorkis «El Ciclón de Guantánamo» Gamboa 24(17KO)-1(1) con su habitual desenvoltura para encarar las peleas hace parecer fáciles sus combates gracias a sus magníficas habilidades. El único impedimento para estar de nuevo con un cinturón en breve sólo es él mismo, que en ocasiones a mostrado un tanto de desdén hacia la disciplina y los entrenamientos, además de distanciar sus peleas entre si en demasía. Pero su velocidad, difícil de igualar, además de sus sorpresivas trayectorias de golpeo y ágiles esquivas, le hacen un boxeador formidable y espectacular, algo que siempre es buscado por los grandes promotores. Veremos que deparará su futuro, que podría volver a estar marcado, si no lo remedia, por sus descuidos defensivos que tantas veces le han puesto en apuros.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios