Wladimir Klitschko – Kubrat Pulev (15/11/2014)

O2 World Arena, Hamburgo, Alemania. En juego el título mundial IBF de los pesos pesados.

No pudo comenzar de mejor manera la pugna para «The Cobra» Pulev, ya que con unos segundos transcurridos impactaba una seca izquierda cuando el campeón entraba, desequilibrándolo un tanto. El púgil búlgaro se lanzaba a por su rival con el 1-2 pero Klitschko evitaba una caída entrando en clinch. Aunque estos «apuros» fueron un breve espejismo, porque Klitschko conectaba un terrible croché de izquierda que derribaba a Pulev. El aspirante se puso de pie rápidamente e incluso realizó gestos intentando demostrar que no estaba afectado, pero volvía a caer en la reanudación, aunque más por la arrolladora arremetida del campeón y el mal posicionamiento de pies de su rival que por el hook de izquierdas encajado.

Tras un 1-2 del boxeador ucraniano y una serie de clinches, el round llegaba a su fin. Esta misma estructura se repetiría a lo largo del combate: entre eventuales ofensivas de Klitschko con su 1-2 se producían constantes entradas en clinch que Pulev aprovechaba para impactar con hook abajo o croché arriba. De este modo, junto algún intercambio de jabs (o directo de izquierdas en ocasiones) trascurría el segundo round.

Una nueva caída tendría lugar en el tercer episodio, cuando el campeón conectaba un directo de derechas acompañado por un croché de izquierdas, evidenciando que el final del combate podría estar cerca. Pero pese a la búsqueda del knockout de Klitschko, con un combo de directos y hooks de izquierda, Pulev conseguía aguantar en pie. Es más, durante el siguiente round pasaría a la ofensiva, atacando en varias ocasiones con el 1-2, consiguiendo impactar algún golpe sin demasiada contundencia.

Pero este sería el preludio del final, ya que en el siguiente asalto, en el quinto, después de un 1-2 del búlgaro, Klitschko cruzaba un potentísimo croché de izquierdas que derrumbaba a Pulev. Este permanecería tumbado, señalando el árbitro la victoria por KO del campeón.

Los números de Wladimir «Dr. Steelhammer» Klitschko 63(53KO)-3(3) son impresionantes: suma 21 victorias seguidas, no perdiendo desde 2004, siendo campeón IBF desde 2006 y campeón unificado WBA, WBO e IBF desde 2011 tras vencer ampliamente a la estrella británica David Haye. De sus 21 últimos combates se ha impuesto en 16 antes del límite y entre los rivales que han sucumbido se encuentran nombres como los de Ibragimov, Thompson, Rahman, Chagaev, Povetkin y ahora Pulev. Por ello es obvio que junto a su hermano Vitali han sido los dominadores indiscutibles del peso completo por más de una década, mereciendo elogios por lo que conlleva tan difícil empresa. Es cierto que en ocasiones su uso del clinch repetidamente y una cierta escasez en la variedad de golpeo pueden deslucir sus actuaciones, pero sus logros merecen al menos atenuar las desmedidas críticas de algunos sectores.

De momento tan sólo el paso del tiempo y una merma en sus aptitudes pueden hacerle perder sus títulos. Su objetivo siendo tan claro dominador de la división debería pasar por unificar el título WBC de Stiverne y aunar todos los cinturones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *