Manny Pacquiao – Chris Algieri (22/11/2014)

Venetian Resort, Macao, China.
En juego el título mundial WBO del peso welter.

En el primer asalto ya se estableció claramente cual sería la estrategia seguida por cada contendiente: mientras que Algieri caminando el ring lanzaba su jab acompañado de alguna derecha para evitar las entradas de Pacquiao, éste perseguía a su rival por el cuadrilátero lanzando izquierdas directas y combos de golpes rectos. Aunque «Pacman» no mostraba la velocidad de otros tiempos, se le veía más fluido que en alguno de sus últimos combates, lanzando con explosividad y relativa frecuencia sus característicos combos de rectos. Este golpe provocaba la primera caída del combate, ya que al intentar esquivarlo Algieri resbalaba en una esquina por el agua que mojaba la lona. Esto debería haber impedido que fuese contabilizada, pero el árbitro equivocadamente realizó la cuenta.

Con todo, Algieri no estaba lastimado y siguió boxeando del mismo modo, con buen uso del desplazamiento, la esquiva y la derecha recta, que entraba en ocasiones repetidamente en la descuidada guardia de Pacquiao. Pero aunque esta estrategia podía hacer que se anotase el quinto asalto Algieri, esto sería algo muy puntual, ya que del primer asalto al cuarto Pacquiao se había llevado cada episodio con su eléctrico boxeo, precisión y en ocasiones heterodoxia en el golpeo, destacando un duro uppercut de derechas en el cuarto.

El sexto round sería un punto de inflexión, en el cual llegaría la primera caída por golpe. Algieri recibió una durísima izquierda recta que acompañada por un combo de directos provocaba el derribo del norteamericano. Cuando tras la cuenta pudo alzarse, Pacquiao se lanzaba a por el knockout con una serie de golpes, derribando de nuevo a su rival con una seca derecha. Algieri pudo sobrellevar este momento de crisis y terminar el asalto, ofreciendo la resistencia que pudo durante el séptimo y el octavo asalto contragolpeando con el croché de izquierdas o jabeando. Pero Pacquiao estaba imparable, llegando por momentos a recordar a su mejor versión.

Muestra de ello fue el noveno round, que sería el más difícil para Algieri: Pacquiao conectaría una brutal izquierda directa que abatiría a su rival, que no se levantaría hasta que el árbitro había sobrepasado el nueve. El tercer hombre podría haber parado entonces la pelea, como en muchas otras ocasiones en que los árbitros detienen a un púgil si se alza en el número ocho. Pero el combate se reanudó, siendo nuevamente derribado Algieri por un combo de golpes curvos. Poniéndose el estadounidense en pie por segunda vez, el campeón filipino se lanzaba de nuevo a por el KO, del que estuvo muy cerca, impactando una tormenta de combos rapidísimos de curvos y rectos contra un corajoso Algieri que aguantaba como podía en las cuerdas. Debido a la falta de respuesta de éste el referee debería haber parado el combate, pero permitió que el enfrentamiento siguiese, llegando Pacquiao a parar su ofensiva y mirar al árbitro Genaro Rodríguez pidiendo el final.

No obstante la pelea no se detendría, llegando incluso a consumirse los doce asaltos pese a una nueva caída en el décimo round del neoyorquino, que demostró un gran arrojo para poder sobrellevar física y moralmente el castigo. Pero finalizados todos los asaltos se llegó a la lectura de cartulinas que reflejaron una victoria de Manny «Pacman» Pacquiao 57(38KO)-5(3)-2 por decisión unánime con puntuaciones 120-102 y doble 119-103.

El reproche que se puede hacer a la estrella filipina es su exceso de confianza cuando ve que ha lastimado a su rival, ya que estando contra las cuerdas su oponente tras haber recibido una combinación tiende a bajar los brazos ofreciéndose peligrosamente al contragolpe. Por lo demás, Pacquiao lució bien, mucho mejor que en otras ocasiones, aunque el estilo de pelea de Algieri 20(8KO)-1 técnico y dinámico impedía que «Pacman» pudiese ofrecer tanta espectacularidad como contra Brandon Ríos, que siempre avanzaba al ataque incasable.

Finalizado el combate vuelven a sonar con fuerza los mismos cantos de tantas otras veces. Ya hay muchos medios que aseguran incluso la fecha del Pacquiao-Mayweather. Pese a que esto son elucubraciones, ciertamente parece que la tan esperada pelea está más próxima que en otras ocasiones. Con todo nada hay confirmado sobre este combate que ha generado tantas decepciones y que debería haberse producido hace cinco años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *