Marco Huck – Mirko Larghetti (30/8/2014)

En juego el título mundial WBO del peso crucero. Estadio Gerry Weber, Halle, Alemania.


Combate un tanto decepcionante, falto de intensidad, en el que ambos púgiles evitaron en la medida de lo posible entrar en el combate en la distancia corta, prefiriendo los golpes rectos.

En un primer momento parecía que los boxeadores se estaban estudiando para llevar a cabo sus acciones con más acierto, pero pronto se demostró que no era un simple tanteo de primero asaltos, ya que la falta de iniciativa se alargaba a lo largo de los rounds. Huck utilizaba su derecha recta al contragolpe cuando Larghetti tímidamente se decidía a presionar con su jab, o lanzaba el croché de izquierdas para contestar la derecha directa del italiano, pero las acciones no iban mucho más allá, apenas anotándose o encajando golpes. Hasta la mitad de la contienda Huck fue anotándose la mayoría de asaltos, ya que sus escasas acciones eran mas efectivas que las del rival. En algunos momentos incluso conseguía impactar una combinación de golpes rectos (lanzados de manera bastante tosca) o una serie que incluía hooks al rostro, pero estos parecían no mermar en demasía a su rival. A partir del sexto round Larghetti comprendió que necesitaba una mayor actividad para poder llevarse la victoria, por lo que sacó más veces el 1-2, y, al fin, su mejor golpe el 2-1. Aunque lanzaba dichos golpes desde muy atrás, como si se arrojase desde una distancia mas larga de su alcance adecuado para evitar el contragolpeo. Aun así conseguía llegar, y de manera muy clara en ocasiones, tanto que en varios momentos Huck se vio obligado a retroceder o agarrarse.

Llegados a los asaltos finales la falta de experiencia a 12 rounds (sólo una vez había peleado mas de 8 asaltos) se dejó notar en Larghetti, que se mostraba bastante cansado. Esto fue aprovechado por Huck para entrar con sus desmadejadas combinaciones de golpes rectos que, si bien erraban la mayoría de veces, sirvieron para derribar en los últimos segundos del último episodio a Larghetti. Muy cansado, el italiano recibió una derecha recta que lo dejó tocado, para posteriormente recibir una combinación de hooks y golpes rectos que terminaron por derribarlo. 

El arbitro poniéndose entre ambos púgiles moviendo sus brazos en forma de negación parecía decretar el knockout, pero sorprendentemente unos minutos después se procedía a la lectura de cartulinas que daban vencedor por decisión unánime a Marco «Captain» Huck, con puntuaciones de 116-112, 116-112 y un muy excesivo 118-102.

De esa manera Huck 38(26KO)-2(1)-1 iguala el record de Johnny Nelson, aunque la imagen que dio no fue buena. No demostró en ningún momento la superioridad aplastante que decía tener en cualidades boxísticas sobre Larghetti, sino que incluso llego a ceder a la presión, contra un rival que no tenia experiencia en rivales de nivel mundial ni suficiente bagaje. A Larghetti 21(13KO)-1 le faltó mucha mayor presión y constancia para poder acercarse al título, aunque no lució mal.

Huck tendrá que ver el video del combate y pulir sus errores para sus supuestamente ambiciosos planes futuros, sobre todo si estos pasan, como señalaron, por subir al peso pesado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *