Lucas «La máquina» Matthysse – Roberto «Massa» Ortiz (6/9/2014)

U.S. Bank Arena, Cincinnati, Estados Unidos

En un combate en el que ambos rivales cuentan con más de un 70% de victorias por KO es de esperar que no se llegue a la distancia, pero en esta ocasión el desenlace llegó incluso antes de lo previsto. 
El combate se iniciaba con los púgiles bastante activos, desplazándose adelante y atrás, buscando la distancia y tanteándose con el jab. «Massa» Ortiz lanzaba golpes aislados al cuerpo y rostro, mientras Matthysse intentaba impactar con su 1-2. No hubo golpes muy contundentes, aunque algunos crochés fuertes por parte de ambos pasaron rozando.

En el segundo round, siguiendo las instrucciones de la esquina, Ortiz buscaba combinaciones de 2 y 3 golpes en series que alternaban el uppercut con el croché. Con este último golpe con su mano diestra conseguía llegar a su rival en varias ocasiones, pero estos no le permitieron seguir llevando la iniciativa, ya que Matthysse con su potentísimo 1-2 le alcanzaba y le obligaba a desplazarse con pasos laterales. La intensidad del combate iba en aumento aunque no se esperaba el golpe definitivo que llegó. Estando cabeza con cabeza Mathysse impactó el hígado de Ortiz con un terrible hook de izquierdas que le obligó a poner la rodilla en tierra. El árbitro contaba hasta 8 sin que «Massa» se levantase, cosa que hizo un segundo después. De todas formas el referee Esteves Jr. paraba el combate.

Es cierto que Ortiz parecía capaz de seguir, pero también es cierto que había sentido mucho el golpe, produciéndose además en una zona de difícil recuperación a lo largo del combate. 

Con esta victoria Lucas Matthysse 36(34KO)-3 demuestra una vez mas lo que todos sabemos, su tremenda pegada capaz de decantar cualquier combate a su favor en tan solo un instante. Sin duda, uno de los mejores superligeros del circuito mundial, que sorprendentemente es infravalorado respecto otros púgiles. Mucho se habla de un combate para primavera que lo enfrente a Broner.

Roberto Ortiz 31(24KO)-1(1) pierde su condición de invicto. Hubiese sido más adecuado un rival ligeramente más asequible que Matthysse, pero es obvio que la oportunidad que suponía este combate no la podía rechazar. Sus cualidades son suficientes como para enfrentarse a grandes rivales, por lo que no debe cejar en su empeño por este tropiezo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *